Walking in Burano, un estallido de color en tu mesa de juego

0
41
Dato del juego de mesa Walking in burano

Dentro de la hermosa zona del archipiélago de la ciudad de Venecia, al norte de Italia, se encuentra una colorida isla llamada Burano. Un lugar turístico muy concurrido, todas y cada una de las casas están pintadas en tonos de rosa, verde y azul, y un gran número de pizzerías, cafeterías y boutiques de ropa flanquean las calles recorridas por gatos y divididas en dos por canales llenos de barcos. Un escenario fascinante para un juego de mesa.

Walking in Burano es un juego de mesa de entre 20 a 40 minutos de duración y diseñado para 1 a 4 jugadores. Desarrollado por Wei-Min Ling y publicado en castellano por Tranjis Games (Virus, Princess Jing, Cerbero)

El objetivo del juego es completar cinco casas de tres pisos en tu calle para atraer a una variedad de turistas y habitantes a ellas, ya que cada uno de ellos tendrá su propia forma de darnos puntos al final de la partida.

El juego tiene elementos de colección de set y drafting. Dicen que Roma no se construyó en un día ¿Podréis tus amigos y tú construir Burano en menos de una hora?

La belleza de Burano

Sería injusto empezar a discutir este juego sin hablar de la preciosa estética que Walking in Burano tiene para ofrecer. Maisherly Chan, que también es responsable del diseño artístico de Hanamikoji, regresa para entregar una fantástica producción y se las arregla para traer la exótica atmósfera de Burano a la mesa de juego.

Colocación inicial de Walking in Burano

La paleta de colores del juego se mantiene fiel a su material de origen con tonos vibrantes,, la variedad de tiendas y turistas están bien representados y conservan todo su encanto. También cabe destacar que los amantes de los gatos se sorprenderán al encontrarlos en un gran número de las cartas del juego. Además, el token de primer jugador es un hermoso felino

Construyendo un rincón mágico

Es todo un acierto que las cualidades estéticas del juego brillen, ya que tienen un gran papel en la mecánica del mismo. Durante una ronda, cada jugador tomará una, dos o las tres cartas del piso de una de las columnas disponibles en el centro de la mesa y obtendrá monedas dependiendo de cuántas cartas haya cogido. Estas monedas pueden utilizarse para construir cartas de piso en tu calle, mientras que las monedas y cartas de piso que no utilicemos se quedan en nuestra reserva.

Los jugadores comienzan el juego con dos cartas de andamio, que se utilizan como marcadores de posición temporales si se construyen el segundo y tercer piso pero no el primero, por ejemplo.

Cada carta de piso tiene un número de turistas, macetas, gatos y otras características que jugarán un papel importante a la hora de decidir qué tarjeta elegir, ya que planear con antelación y elegirlas sabiamente es vital para conseguir la mayor puntuación.

Calle terminada de Walking in Burano

Cada uno de los pisos de una casa debe ser del mismo color, y ninguna casa adyacente puede tener el mismo color. Sin embargo, cada jugador comienza con cuatro fichas, que valen tres puntos de victoria al final del juego, podemos perder estos puntos para romper cualquiera de esas dos reglas o ambas. Una vez que una casa está completa, puedes elegir entre un turista o un habitante que permanezca debajo de tu casa hasta el final del juego.

Los turistas dan puntos dependiendo de los criterios que cumpla tu casa, por ejemplo, la Chica turista otorga tres puntos por cada gato que aparezca en los tres pisos de la casa, y ellos mismos valen dos puntos. Los habitantes, sin embargo, puntúan por las cinco casas al final de la partida. Sólo puedes tener a un habitante de cada tipo en tu calle, pero podemos acumular varios turistas.

Un juego sencillo lleno de complejidades

Walking in Burano es un juego engañoso, tras esta caja relativamente pequeña y su bonita estética hay una sorprendente cantidad de decisiones que tomar, al principio estamos obligados a decidir si queremos coger menos cartas y ahorrar dinero para futuras rondas o arriesgarnos y completar nuestras casas lo antes posible.

Las cosas se ponen aún más interesantes gracias a la variedad de turistas y habitantes; los turistas parecen ser la forma más fácil de conseguir puntos al principio, pero si puedes planificar con éxito el trazado de tu calle, algunos de los habitantes pueden valer más puntos al finalizar la partida.

Habitantes de Walking in Burano

A veces te verás obligado a renunciar a una de tus tres fichas de puntos de victoria para romper una regla y terminar una casa, consiguiendo el turista o habitante correspondiente, pero no siempre es inmediatamente obvio si es la jugada correcta o no. Algunas cartas también tienen ventanas con bordes, y el jugador que más las use al final del juego pierde puntos iguales a los que tiene, así que es algo que también hay que tener en cuenta constantemente.

Opinión de Walking in Burano

El título ofrece una rejugabilidad, valor estético y profundidad impresionante en relación a su tamaño y costo. No hay dos calles que construyas que sean iguales, y una vez que te acostumbres al proceso de elegir y construir, el juego fluye a un ritmo constante mientras exige una mayor toma de decisiones.

Marcador de jugador inicial del juego de tablero Walking in Burano

El tema y la calidad de la producción es un atractivo para la mayoría, y es definitivamente una ventaja cuando se trata de convencer a nuestros colegas y familiares para que echar una partida. Sin embargo, necesitaremos una pequeña dosis de paciencia para superar la confusión inicial de las dos primeras rondas.

Walking in Burano es una introducción divertida y ligera a los juegos de mesa para todos los públicos. El juego ofrece estrategias más complejas de lo que parece a simple vista. La capacidad de romper las reglas de colocación unas cuantas veces incrementa las posibilidades estratégicas y la diversión.

Estamos ante un juego pequeño y divertido, perfecto para los jugadores ocasionales, aunque también para los más jugones, que quieren echar una partida pero no tienen el tiempo o la energía para algo más complicado. Te mantiene alerta, es rápido y te invita a pensar tanto a largo como a corto plazo.

Construir una casa completa no es suficiente. Tienes que construir por una razón y reunir tus puntos en consecuencia. O no. El encanto de este título es que las partidas son divertidas, incluso si jugamos de manera casual y dejamos de lado la competitividad. Es perfecto para jugar con la familia, con tus amigos más ocasionales o para echar una partida rápida con tus colegas más jugones