El Tesoro de los Dragones, las ovejas que entran por las que salen

0
522
Datos de El Tesoro de los Dragones

El Tesoro de los Dragones es un juego de mesa diseñado por Bruno Faidutti (Raptor, Ciudadelas, Ad Astra o Mission Red Planet entre otros) con ilustraciones de David Cochard. Editado originalmente por Matagot, la edición en castellano corre a cargo de Tranjis Games (Virus, Red7, Mondrian, Cobardes, Piratas al agua)

¿Qué es El Tesoro de los dragones?

Estamos ante un juego de cartas diseñado para 3 a 6 jugadores, a partir de 8 años de edad y con una duración media por partida de treinta minutos. La acción nos traslada a una rica región habitada por dragones cuya ambición los lleva a saquear todos los tesoros, pero deberán de cuidar su alimentación, no vaya a ser que con tanto saqueo caigan de inanición

El Objetivo

En el tesoro de los dragones deberemos de conseguir la mayor cantidad de tesoro, traducido en puntos de victoria, mientras no descuidamos la alimentación, ya que el jugador que menos ganado consiga será eliminado y no podrá ganar

Los Componentes

El juego viene en una caja rectangular de 13×18 cm, el inserto interior tiene espacios para las cartas, las fichas de dragones y la libreta de puntuación. Sin embargo, el espacio para las cartas no se suficiente y habrá que colocarles una goma para evitar que se desparramen por el inserto.

Componentes de El Tesoro de los Dragones

Las cartas tienen una calidad normal, aunque están protegidas por una capa de barniz brillante, será convenientes protegerlas con las fundas adecuadas, de 57,5 por 89 mm. Dentro de la caja podemos encontrar

  • 104 cartas de tesoro
  • 6 cartas de ayuda
  • Cuaderno de puntuaciones
  • 6 fichas de dragones
  • Instrucciones

Reglas y Mecánicas

Colocación inicial

Cada jugador elige una ficha de dragón, dependiendo del número de jugadores, se dividen las cartas de tesoro en tres o cuatro mazos más o menos iguales, que representan un año de saqueos.

Colocación inicial de El Tesoro de los Dragones

Se coloca uno de los mazos en el centro, y se muestran tantas cartas boca arriba alrededor del mazo como el número de jugadores. El jugador más joven comienza a jugar.

Desarrollo de la partida

En su turno un jugador puede realizar una de estas dos acciones: 1.- Robar una carta del mazo de tesoros y colocarla en cualquier pila. 2.- Colocar su ficha de dragón sobre una pila de tesoro reclamándola.

Cuando todos los jugadores menos el último han colocado su dragón, este cogerá la pila de tesoros restantes y lo que quede del mazo central. Cada jugador coge su pila de tesoros y la coloca boca arriba delante suyo. Esto termina el año en curso.

Partida a El Tesoro de los Dragones

Los jugadores colocan un nuevo mazo en el centro de la mesa e inician un nuevo turno. Cuando se han agotado todos los mazos, termina la partida y se procede a calcular la puntuación final.

Fin de partida

Antes de calcular los tesoros amasados, los jugadores deberán ver quien no ha recogido la suficiente comida. Aquel jugador que tenga menos animales será eliminado y no podrá puntuar. En el caso de que hay un empate por el menor número de animales, ambos podrán puntuar.

En el caso de una partida a 5 o 6 jugadores, serán eliminados aquellos jugadores que tengan menos vacas y menos ovejas, al igual que en el caso anterior, si hay un empate ambos jugadores permanecerán en la partida.

Los jugadores recibirán una cantidad de puntos dependiendo de las cartas de tesoros que hayan conseguido, dependiendo del número y combinaciones que cada jugador tenga. Aquel que consiga la mayor cantidad de puntos será el ganador.

Opinión

Tranjis Games nos trae lo nuevo de Bruno Faidutti, un juego atractivo y sencillo, pero que nos dará más de una sesión de juego memorable. El juego viene presentado en una caja pequeña que se adapta a los componentes que contiene.

Detalle de El Tesoro de los Dragones

Los componentes son muy sencillos: las reglas del juego, seis dragones, muchas cartas del tesoro, hojas de ayuda para cada jugador y una libreta para contar los puntos. Aunque el arte de las cartas es correcto, son las fichas de dragón las que sobresalen las 6 ilustraciones son muy diferentes y representan dragones muy distintos y bastante divertidos.

Las reglas del juego son muy simples y se explican muy rápidamente, en apenas cinco minutos. Tras leer las reglas uno piensa que está ante un juego divertido, pero nada más. Sin embargo, cada partida es una grata sorpresa. Simple, sí. Rápido, también. Pero, sobre todo al final, demostró ser inteligente, tenso e incluso con un punto táctico. Y eso es algo que uno no espera al ver el juego.

Al principio, todos los jugadores «cargarán» las pilas de tesoros. Aquí es donde entra el factor de memoria del juego, ya que hay que recordar lo que hay en los montones para intentar conseguir las mejores combinaciones de cartas.

Existen diversas estrategias a la hora de ir colocando las cartas en las pilas de tesoro: algunos jugadores intentan maximizar un montón y reservarlo con la suficiente rapidez, otros distribuyen elementos interesantes en todas las pilas, con la esperanza de hacer dudar a sus oponentes del contenido y, por lo tanto, del interés en ellas. Además, en las rondas finales del juego, tienes que tener cuidado con todo lo que ya has acumulado y con todo lo que tienen los oponentes. Táctico.

Portada de El Tesoro de los Dragones

Tensión, porque hay muchos engaños, hay dudas y tendremos que decidir si colocamos nuestro dragón o nos arriesgamos a sacar una carta que beneficie a otro jugador, sin embargo, si no actuamos rápido podemos perder la pila que nos interesa.

El juego se acelera tan pronto como un jugador coloca su Dragón. Porque se arriesga a que el resto de jugadores consigan lo que quieren, aunque se lleva lo que le conviene y veta también un montón que otros podrían haber querido.

La vuelta de tuerca es el sistema de eliminación a través de la alimentación, simple y brutal, ya que impide que un jugador obtenga puntos, lo que puede ser bastante frustrante. Pero al mismo tiempo, es algo que los jugadores tienen que tener en cuenta desde el principio y que aporta aún más nerviosismo y tensión al juego.

El sistema de puntuación puede parecer un poco pesado al principio, pero se memoriza rápidamente al final. Se trata de un sistema de combos muy interesante, que aporta un verdadero valor añadido al juego por su repetición y, sobre todo, permite a los jugadores adaptarse durante el juego.

Al final, podemos reconocer claramente el toque del Sr. Faidutti: una mecánica bastante simple en su totalidad una vez que se ha interpretado la primera parte, pero que reserva bellas sorpresas en su profundidad. El término que creo que mejor describe este juego es inteligente. El tesoro de los dragones es un juego inteligente, porque a primera vista, parece simple, y tenemos la impresión de que pronto lo superaremos. Pero al final, lo que parecen defectos, resultan ser cualidades que convierten el título en toda una sorpresa táctica y lúdica.