Un nuevo juego de cartas se he anunciado y, este, se basa en una conocida serie anime que, incuso, tiene su versión en película dentro del catálogo de Netflix. Hablamos de Death Note: Confrontation, un desarrollo que llega de la mano de IDW Games y VIZ Media en el que se tiene la vida y la muerte a golpe de pluma.

En este juego se mantiene el espíritu de la serie, por lo que uno de los dos jugadores toma el papel de Light Yagami (que gracias a un cuaderno que tiene es capaz de escribir el nombre personas que entonces mueren… y ha decidido acabar con delincuentes de esta forma). Y, su contrincante es L, un detective que anda tras su pista ya que lo que cree respecto al otro protagonista es que, simplemente, este es un asesino. Una temática compleja, y poco habitual, que se disputa mediante el uso de cartas.

La edad recomendada para disfrutar de Death Note: Confrontation son quince años o más (no es precisamente de lo más sencillos del mercado), y las partidas tiene un tiempo estimado de unos treinta minutos. Y, como es lógico, el arte es el habitual que se ve en los cómics japoneses -aunque algo más oscuro que de costumbre-. Todo esto sumado hace que este juego tenga un aire especial. Un detalle importante y que los amantes de los juegos siempre tienen en cuenta: los diseñadores son Jordan y Mandy Goddard.

Caja del juego Death Note: Confrontation

Ambientación muy lograda en Death Note: Confrontation

Esto es algo que ha preocupado mucho a la editorial, como indica Jerry Bennington vicepresidente de la compañía que lanza el juego. El caso, es que se ha buscado dar un toque de angustia a la atmósfera que se crea, para de esta forma recrear el existente en la serie de la que bebe Death Note: Confrontation. El desarrollo, que no utiliza modelo de financiación externa ni de mecenazgo, llegará en el mes de junio de 2018, y el precio estimado es de 30 euros. Ahora falta por conocer si alguna editorial o distribuidora en España se anima a localizarlo y lanzarlo en nuestro país.

Dark Souls vuelve, ahora en forma de juego de cartas