Dos, la Secuela del Uno, Llegará en Marzo a Estados Unidos

0
419
La secuela del juego e cartas Uno, el Dos

Hace más de 40 años que Uno empezó a emparejar números y colores por primera vez, convirtiéndose en el juego de cartas que todo el mundo tiene en su ludoteca. El título diseñado por Merle Robbins en 1971 ha sufrido multitud de skins desde Angry Birds hasta Cars pasando por los Spider-man.

Hemos visto algunas variaciones del juego un tanto extrañas, como Uno Attack, donde un cañón en el centro de la mesa dispara literalmente cartas al azar. Por no hablar de la versión para jugar en la piscina o la largamente esperada baraja para daltónicos que se publicó el pasado año. Sin embargo, nunca ha tenido una secuela propiamente dicha, hasta ahora ¿Adivináis cómo se llama? Habéis acertado. Dos

Caja del Dos y algunas cartas

El juego saldrá a la venta en el mes de marzo, aunque tendrá una exclusiva de distribución solo en Estados Unidos hasta agosto. Dos actualiza las reglas básicas del Uno cambiando el concepto de “jugar una carta o coger una carta” a su nombre

Dos, un par de modificaciones para darle un nuevo aire a un clásico imperecedero

En lugar de un solo mazo sobre el que los jugadores juegan su carta o roban, Dos ofrece dos barajas separadas sobre las que jugar. Una vez que a un jugador sólo le quedan dos cartas, debe decir “dos” obviamente. El ganador gana puntos en base a las cartas que quedan en las manos de sus rivales, el que consiga 200 puntos será el vencedor.

También hay algunos ajustes menores, como la capacidad de deshacerse de dos cartas, una en cada pila, si suman lo mismo que uno de los números descartados. Si además coinciden en color con las cartas jugadas, obligarás a tus oponentes a robar una carta. También hay versiones adaptadas de las cartas especiales del Uno

Si no eres un fanático de la simpleza de la mecánica “Take That” del Uno, lo más probable es que Dos no te atraiga. Pero para aquellos a los que no les importe echar una partidita al juego de cartas más grande del mundo, Dos podría ser un redescubrimiento de un clásico