A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions, el twister de los mitos

0
355
Arte gráfico de A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions

Wizkids ha anunciado la publicación de A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions, un juego de habilidad ambientado en los mitos de Cthulhu y que llegará al mercado el próximo mes de abril de 2018

Que la temática de los mitos de HP Lovecraft está saturada en el mundo de los juegos de mesa es algo que ya no nos debería sorprender. Hay versiones de casi todos los juegos que tienen como protagonista al gran Cthulhu, tal es el caso de Love Letter (Ver: Lovecraft Letter, en verano llega el amor a los primigenios) Cthulhu Wars,  Smash Up (Ver: Cthulhu se une a “Smash UP”) o Cthulhu Realms

Sin embargo, con A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions, Wizkids ha considerado que todavía quedaba espacio para insertar la temática de los mitos en un nuevo juego, un juego al que hemos jugado todos, un juego en el que más de uno habrá sufrido una lesión. Si amigos, como bien dice el título, me refiero al Twister.

A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions, aprovecha los tentáculos de tus rivales para destruir la ciudad

Los jugadores forman equipos de dos en dos, uno de los miembros será el cultista y otro el primigenio que quiere invocar. La clásica manta con los puntos de colores representa la ciudad de Arkham y para poder aparecer, el primigenio debe de colocar sus apéndices en los puntos adecuados de la ciudad, según la carta de patrón que tiene el cultista.

Aunque no todo será tan fácil. Es imposible que un ser humano cubra todos los lugares, así que podremos usar los “apéndices” de los otros primigenios para conseguir completar nuestro patrón y ser los vencedores de la partida.

A’Writhe: A Game of Eldritch Contortions está diseñado para 2 a 6 jugadores, tiene una duración de una media hora y contiene 20 mantas distintas, cartas de primigenios y cartas de patrón. El juego tendrá un precio de 50 dólares y saldrá a la venta en abril de 2018. No tengo ni idea si se publicará en nuestro idioma pero, aparte de exprimir el tema de los mitos, lo más seguro es que sea divertido de narices.