Zombicide Green Horde, el mismo juego pero con otro color

6
234
Detalled e la portada de Zombicide green horde

Cool Mini or Not lanza la campaña en kickstarter de Zombicide Green Horde y consigue la financiación necesaria en apenas cinco minutos. El juego diseñado por Raphaël Guiton, Jean-Baptiste Lullien y Nicolas Raoult (Massive Darkness, Zombicide Black Plague o AT-43) y que se desarrolla en el universo de Black Plague supera con holgura en su primer día el millón de dólares.

Caja de Zombicide Green Horde

Zombicide Green Horde es una expansión que puede jugarse de forma individual de Black Plague. Se ambienta en el mismo universo medieval-fantástico y en esta ocasión, la infección de los muertos vivientes ha caído sobre las tribus de orcos, convirtiéndose en una amenaza más letal, si cabe, para el reino.

Esta expansión mantiene el carácter cooperativo del juego y el número de jugadores. Hasta seis jugadores intentarán sobrevivir a las diferentes misiones que componen el título mientras aprenden, evolucionan y se abren paso para escapar de la horda

Zombicide Green Horde, la Stacy Malibu de los juegos de mesa ¡Pero con un dragón!

Si señores. En esta sección solemos explicar las mecánicas del juego, las características que lo definen, que puede aportar, pero es que ¡Es lo mismo! Zombicide Green Horde es igual a Zombicide Black Plague, Trae nuevas miniaturas, nuevos obstáculos y un dragón.

Aunque tendremos nuevas misiones, cada turno de juego se sigue dividiendo en dos fases: la primera es donde los jugadores actúan, moviéndose, explorando, combatiendo, usando objetos; y la segunda es cuando los bichejos verdes se mueven e intentan comerse a los jugadores.

Componentes de Zombicide Green Horde

El “sombrero” del juego (a los que les gusten los Simpson sabrán a lo que me refiero) es que incluye nuevos terrenos, un trebuchet (Que se utiliza como un objeto de la misión sacrificando acciones y que no necesita línea de visión. Ojo, tampoco hace ruido) la regla de horda (Cuando generamos zombies, colocamos otro en una zona fuera de tablero y, cuando sale la carta pertinente, entran todos en tropel a la fiesta)

Trebuchet de Zombicide Green Horde

Como exclusiva de kickstarter, tenemos el dragón y la balista necesaria para matarlo. Este bicho sobrevuela el lugar y baja para merendar. Aparece en el tablero cuando sale su carta, momento en el que podremos atacarle. La balista es necesaria para derrotar a esta bestia, es parecida al trebuchet, pero cuesta menos acciones activarla. Pone que es exclusivo del kickstarter pero, al final, por algo que veremos más adelante, todo el mundo podrá tenerlo.

Dragón de Zombicide Green Horde

Un vistazo a la campaña de kickstarter

Cool Mini Or Not ha hecho una preventa del juego. Solo hay un nivel de aportación 120 dólares más gastos de envío (Que en el caso de España son de 20 a 30 dólares) Con esto tenemos el juego base, el pack del dragón y todas las recompensas que se desbloqueen.

Las recompensas que aparecen en la campaña son miniaturas nuevas, aunque es de esperar que añadan alguna expansión en forma de addon. Si le habéis echado un vistazo a las reglas, aparece una cajita azul titulada Zombicide Friends and Foes, recordemos que Wulfsburg fue un addon.

Se estima que el juego llegue a los hogares dentro de un añito, en junio de 2018. Podéis encontrar toda la información en la página de la campaña de Zombicide Green Horde

Opinión sobre Cool Mini or Not y sus recientes políticas

Lamentablemente, esto más que una campaña de Kickstarter es la reserva del juego. En esta ocasión, nada de lo que caracteriza al espíritu del crowdfunding está presente. Es cierto que la compañía, con más de veinte proyectos exitosos, ha conseguido el respaldo económico necesario para crecer hasta convertirse en una de las empresas de referencia de juegos ameritrash

Cool Mini or Not ha crecido hasta unos niveles en el que la utilización del crowdfunding, esa bonita y utópica figura en la que alguien con escasos recursos presenta su proyecto al mundo con la esperanza de convertirlo en realidad, parece un insulto. Es como si Asmodee o Queen Games utilizase el mismo sistema para publicar sus juegos (Oh wait! Si Queen Games ya lo hace…) La empresa ya cotiza en bolsa gracias a un espaldarazo económico importante, ha fichado a primeras figuras del mundo de los juegos de mesa en su aparato directivo, como Eric M. Lang, Adrian Smith, Adam Lovell, Mike Mcveyn o Stefan Kopinski, y lo que es peor; está adoptando políticas muy criticadas.

Bandejas de jugador de zombicide green horde y zombicide black plague

¿Sabéis que es posible que la gente normal tenga el juego antes que los Backers? Por si no lo habíais visto, CMON tiene un programa de distribución en el que las tiendas tienen acceso a los kickstarters íntegros a cambio de una cuota de 100 dólares. Esto les permite conseguir TODO lo que se desbloquee en la campaña a un 40% menos del precio de la misma.

Ahora bien ¿Cuántas tiendas en EEUU y Canadá quieren vender productos de CMON? ¿A quién creéis que servirá primero la compañía? ¿A los fans fidelizados con este sistema, que en cuanto sale un juego lo financian en cinco minutos y que todavía están esperando que les llegue algún título? ¿A las tiendas que, por poder vender los productos por los que pagan un canon, recibirán EXACTAMENTE el mismo material de que los mecenas? ¿Creéis que el Dragón Feral va a ser exclusivo o que se venderá en una expansión?

Esta crítica no va dirigida hacia el mecenas, que puede hacer con el dinero que han ganado legalmente lo que le salga de la punta del pie, como si quiere quemarlo. Va dirigida al modelo que está siguiendo Cool Mini or Not y es que, en mi opinión (llamadme romántico o idiota) el Crowdfunding no nació para convertirse en esto.