Dungeon Roll, mazmorras y dados en tu mesa de juego

Quien más o quien menos ha jugado alguna partida a rol, donde las mazmorras están muy presentes. Pues bien, si añoras las arañas, puertas secretas y dragones que suelen estar en ellas, en los juegos de mesa también encontrarás una opción para ti: se llama Dungeon Roll.

Evidentemente no es lo mismo que un juego de rol, pero tiene ese poso que te quitará el “mono”, al menos eso creo. Dungeon Roll tiene como tema principal entrar en una mazmorra, lo que siempre significa que algo ocurrirá. A partir de ahí, se suceden las aventuras en las que se tiene que conseguir el mayor número de puntos de experiencia para derrotar al dragón (como no) final y hacerte con el mayor botín posible. Vamos, un clásico.

Componentes del juego de mesa Dungeon Roll

Cada uno de los jugadores encarga a un héroe,  y hay elecciones para todos los gustos: paladines, hechiceros y los incombustibles guerreros (esos que siempre están disponibles para las “ensaladas de hostias”). Cada uno está representado por una carta, donde se pueden ver las habilidades que tienen, y el juego trascurre en turnos.

¿Cómo se juega?

Como buen juego que tiene “poso” rolero, los dados están ahí. Algunas veces, las más en mi caso, para cagarla bien cagada, y en otras ocasiones con ellos lo imposible será posible. El caso es que para ir avanzando en Dungeon Roll se tiran estos -un total de siete- y de la suerte dependerá que se derrote a los enemigos o que se acabe siendo un esqueleto más de la mazmorra en cuestión. Esto no es malo, Acheron lo agradecerá.

Cartas del juego de mesa Dungeon Roll

El caso es que, antes o después, si estás vivo acabarás enfrentándote a un dragón (ríete tú de Smaug). Derrotarlo es algo que se debe hacer en equipo, de otra forma todos acabarán como un excelente bocado antes de irse a dormir del escamoso enemigo. Por cierto, si se tiran los dados en Dungeon Roll y salen tres caras del “reptil”, hay que partirse la cara con él, así de sencillo. Esto suele pasar por hacer ruido, y es que diga lo que diga un guerrero, la cerveza no es tan buena…

Si se consigue derrotar al dragón, hay que repartir el botín, así como los puntos de experiencia que permiten ir avanzando y hacerse casi tan fuerte como el actor que hace llamarse “La Roca”, todo un dechado el noble arte de la representación con el método Stanislavski. Hecho esto, hay que poner pies en polvorosa y, si se ve otra mazmorra, entrar en ella… que para eso estamos. Por cierto, el precio de Dungeon Roll es de 19,95 euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies